El Acné

¿Qué es el acné?

El acné es una alteración común de la piel que se produce cuando los folículos pilosos y los poros se obstruyen con la grasa y las células muertas de la piel. Esta condición es también conocida como espinillas o granos.

Puede presentarse de forma severa, moderada o leve y crear problemas emocionales (baja autoestima, estrés, ansiedad y depresión).

Frecuentemente afecta la cara, el cuello, el pecho, la espalda y los hombros.

El 80% de los jóvenes de entre 11 y 30 años han padecido acné en algún momento de su vida, especialmente durante la adolescencia. Algunas mujeres que nunca han sufrido acné, también pueden padecerlo durante la adultez, justo antes de sus períodos menstruales. Otras personas presentan acné hasta después de los 40 o 50 años.

Las personas que toman medicamentos con cortico-esteroides, andrógenos o litio tienen mayor riesgo de padecer acné.

Si se padece acné, el estrés lo puede exacerbar.

¿Cuáles son las causas del acné?

  • Cuando los poros de la piel se tapan por la acumulación de células muertas y grasa, los gérmenes ocasionan inflamación, enrojecimiento y pus.
  • Los cambios hormonales pueden hacer que la piel sea más grasosa (especialmente al comienzo de la adolescencia, en el embarazo o a causa del uso de anticonceptivos), lo que puede provocar acné.
  • Los factores genéticos también contribuyen al desarrollo del acné.
  • Los productos para la piel a base de aceites aumentan el riesgo de padecer acné, por eso las personas que sufren acné deben utilizar cosméticos no comedogénicos para evitar la obstrucción de los poros.
  • Fricción o roce de la piel con objetos de forma continua.

¿Cuáles son los síntomas?

El acné suele presentarse en las aéreas donde la piel presenta mayor cantidad de glándulas sebáceas: cara, cuello, pecho, espalda y hombros.

Existen diferentes formas de acné:

Lesiones no inflamatorias:

  • Comedones (espinillas y puntos negros): ocurren cuando los folículos pilosos tapados se abren en la superficie de la piel. Se llaman espinillas si los comedones están cerrados y no presentan cambios en la coloración de la piel

Lesiones inflamatorias:

  • Pápulas: son pequeñas protuberancias con signos de inflamación o infección, que denotan una coloración rojiza
  • Pústulas: presentan pus sobre las protuberancias rojas
  • Nódulos: son aquellas protuberancias de mayor tamaño, sólidas y dolorosas que se ubican debajo de la superficie de la piel, formadas por la acumulación de las secreciones en lo profundo de los folículos pilosos
  • Quistes: son dolorosos y están llenos de pus por debajo de la superficie de la piel. Pueden dejar cicatrices

¿Cómo se trata el acné?

Los tratamientos del acné buscan:

  • Reducir la grasa
  • Acelerar la renovación celular
  • Combatir la infección bacteriana
  • Reducir la inflamación

Recomendaciones generales:

  • Mantenga la piel limpia
  • Evite los productos que obstruyan los poros (utilice los productos que digan "no comedogénicos" o a base de agua)
  • NO frote, exprima o toque los granos. Esto puede empeorarlos y causar cicatrices
  • Si se tiene sólo unos pocos granos podría ayudarse con cremas para el acné con peróxido de benzoilo o ácido salicílico. Siga las indicaciones de su médico

Usualmente puede llevar tiempo controlar el acné. Si no ha tenido buenos resultados con productos de venta libre después de intentar por 3 meses, consulte a su médico. Un gel de prescripción o crema para la piel puede ser todo lo que usted necesite.